Reflexiones, bailes, tortas fritas y juegos para celebrar a nuestro país

El 24 de mayo, después de la reflexión en la Jornada de la Paz, los profesores del departamento de Educación Física prepararon la celebración del 25 de mayo.

Antes que nada nos juntamos a tomar un chocolate con tortas fritas.

Seguimos con algunas palabras alusivas.

Luego, hubo bailes. Chicas, chicos y profesores nos deleitaron con sus habilidades.

El cierre fue con juegos y bailes tradicionales. En un sector intentaban aprender a bailar la chacarera; en otros, se jugó a la rayuela, el gallito ciego, la payana, ponerle la cola al burro, saltar la soga y la pelota de trapo.

¡¡¡Hermoso cierre de la mañana dedicada a la Auxiliadora y a nuestro país!!!

¡¡¡Gracias por la preparación a los profes de Educación Física y los chicos de 4º año que animaron los espacios de baile y juegos!!!

Les dejamos de regalo parte de las palabras alusivas que se leyeron durante el acto:

Un rito es algo que hace que un día sea distinto a los otros; que una hora sea diferente a las otras. Pareciera que en la actualidad actos y efemérides han pasado a transformarse de rituales en rutina vacías de sentido y convertidas en festejos que aburren… celebraciones en las que se intenta mantener una imagen de patria donde no hay conflictos y reina la armonía gracias a aquellos héroes que supieron librar importantes batallas.

Creemos que es necesario “refrescar y dotar de un nuevo sentido el mensaje que a través de esta conmemoración debemos recuperar. En un país como el nuestro, que tantas veces ha sufrido como consecuencia de la desmemoria, es preciso que retornemos al pasado y que apostemos a su actualización para significarlo desde la realidad de nuestra sociedad. Nuestro pasado es algo demasiado importante para que continúe reproduciéndose y conmemorándose fríamente como mera exposición de los hechos.

Como se lo dijo al principio el acto, pensemos en aquellos hechos, en aquellos acontecimientos, despojémoslo por un momento, si es que podemos, del sentido que desde las escuelas hemos difundido. Saquémosle el bronce a esos héroes y convirtámoslos por un momento en hombres y mujeres como somos nosotros. ¿Qué habrán sentido? ¿Qué habrán querido? ¿Cómo se habrán animado a luchar contra el imperio español? ¿Por qué se arriesgaron a perderlo todo? ¿Para qué? En aquel momento no eran más que un puñado de hombres y mujeres de Buenos Aires que, aunque pongamos en duda sus intereses reales, querían la libertad y lucharon por ella. Pensamos en ello y decimos…. “pura historia” ¿será pura historia? ¿Acaso la libertad, la independencia, la patria, no la hicimos y la continuamos haciendo entre todos, todos los días? Si aceptamos acríticamente los mitos históricos y fundacionales estaremos ante el peligro de que los más altos valores de la nacionalidad se reduzcan al recuerdo de una efeméride. Para ellos, la lucha fue en contra del imperio español y la libraron para nosotros,… pero hoy… ¿cuál es la lucha?

Tal vez si intentamos este ejercicio, pueda servirnos de algo este feriado y por fin podamos encontrarle algún sentido…. y tan sólo por un momento esta rutina pueda convertirse en rito.